Recibí las actualizaciones en facebook

BUSCA LOS REMEDIOS NATURALES QUE NECESITES

Si sufres de taquicardia aprende a bajarle la velocidad a tu corazón en menos de 1 min sin medicamentos!!

El sentimiento cuando tienes un ataque de latidos rápidos e intensos es verdaderamente desagradable y todo lo que quieres en ese momento es que se detenga lo antes posible.
















Esta es una condición muy común que sucede igualmente en hombre y mujeres de todas las edades. Puede suceder debido a situaciones estresantes, pero a veces puede pasar sin una razón específica.
Aquí te recomendamos probar estos simples métodos, con la ayuda de los cuales podrás actuar rápidamente y ralentizar tu pulso en menos de 1 minuto.

1. Método del Agua Fría

Para este método necesitarás un recipiente grande lleno de agua muy fría (mientras más fría, mejor), así que debes poner muchos cubos de hielo.
En caso de latidos rápidos de corazón, todo lo que tienes que hacer es inhalar profundamente y sumergir la cara en el agua fría y permanecer en esta posición tanto tiempo como puedas.
Este método estimula el nervio vago, el cual tiene un efecto sobre el ritmo cardíaco. Cuando mantienes la cara en el agua fría, tu cuerpo envía una señal para ralentizar el metabolismo, conocido como “reflejo de buceo”, el cual produce una rápida disminución de la frecuencia cardíaca.














Este mismo reflejo ayuda a la gente a sobrevivir por un largo período en agua fría, ya que desacelera el metabolismo.

2. Método de la Respiración Profunda

Inhala muy profundamente, hasta el punto en que ya no puedas tomar más aire. Luego exhala el aire de los pulmones rápidamente. Repite el procedimiento tanto como se necesite. La sola inhalación no es suficiente, ya que no es capaz de desacelerar el trabajo del corazón, por lo tanto, necesitas inhalar el aire hasta el límite extremo de los pulmones, significantemente más que sólo una respiración profunda.















Sólo de esta manera ralentizarás el trabajo del corazón.

3. Maniobra de Valsalva

Aprieta las fosas nasales, cierra la boca y sopla fuerte sin dejar que el aire salga afuera. Mantén la presión tanto como puedas. Luego exhala y relájate.
Puede que experimentes un vértigo leve, pero es normal. Es el mismo sentimiento como cuando tratas de destapar los oídos para equilibrar la presión.
Consejo: Prueba usar los métodos mencionados según el que resulte mejor y más útil en tu caso específico y según que tan rápida y efectivamente te las arregles para disminuir el pulso.
Nota: si experimentas frecuentemente estos episodios de latidos rápidos, que duren 20 minutos o más, y al mismo tiempo tienes vértigo, dolores u otros problemas, entonces debes buscar atención médica inmediatamente.
Si te gusta, compártelo con tus amigos!



TE RECOMENDAMOS VISITAR LA FUENTE: BUENA VIDA