El KARMA, sus 12 leyes que llenarán tu vida de prosperidad y abundancia

Existen dos clases de personas; por un lado aquellas que no pueden llegar a creer que existan energías que dominen nuestro existir, y por otro aquellas que dan este hecho como seguro.







Lo más curioso al hablar de las malas y buenas energías, es que existen varios estudios científicos que realmente han confirmado la influencia de este tipo de fuerzas en nuestros actos y emociones.
El karma, es uno de los temas más asociados a las buenas y malas energías, y es por eso que hoy queremos hablarte de el. Conoce cuáles son las leyes del karma, y cómo hacer que este juegue a tu favor.

Estamos seguros de que en más de una ocasión te has negado a realizar una mala acción, tan solo por el hecho de que luego el destino podrá “cobrártelas”. Pues bien, de esto se trata el karma. Muchas personas, al momento de querer superar las rachas de mala suerte, olvidan quizás que estas se han originado por sus acciones previas.





Ahora bien, las leyes del karma no solo actúan en negativo, sino que sus fuerzas actúan también cuando llevamos a cabo una acción positiva. Es quizás por esto que muchas de las frases célebres de todos los tiempos, hacen referencia al hecho de que la vida nos devolverá todo lo bueno o malo que hayamos hecho.
Pero el karma no solo refiere a acciones, sino que también trabaja con pensamientos, emociones, intenciones y palabras. Todo lo que sea emitido desde nosotros, volverá a nosotros en algún momento, y con la misma intensidad. Sería casi un “efecto boomerang”.
Ahora bien, ¿podemos influir en el karma? A continuación queremos hablarte en detalle de todas las leyes del karma, y de cómo podrás hacer uso de ellas para colmar tu vida de abundancia y prosperidad en todos los sectores.

Las leyes del karma y cómo sacar provecho de ellas

Muchas personas hacen caso omiso a las leyes del karma, simplemente porque no las conocen. Sin embargo, a la hora de explicar algún fenómeno de desdicha o “suerte” en sus vidas, se encargan de dar mérito de esto al destino.
Por otra parte, existen las personas que se toman muy en serio las leyes del karma, y atribuyen cada hecho de sus vidas, a acciones, palabras o pensamientos previamente emitidos al universo por parte de ellas mismas.
Creas o no en el karma, a continuación queremos mostrarte las 12 leyes principales de esta creencia, para que puedas reflexionar acerca de la cuestión.
1.- La ley de causa y efecto es primordial; si haces algo bueno, te sucederá algo bueno y si haces algo malo, te sucederá algo malo.
2.- La ley de calidad y cambio también es importante; intenta sustituir tus malos aspectos por otros mejores. Sustituir resentimiento por el perdón, es un buen ejemplo.
3.- Sé modesto, y nunca presumas de algo que aún no has conseguido, porque el destino 8o karma) podría jugarte una muy mala pasada.
4.- Enfócate tan solo en ti y en ser cada día una mejor persona. No te concentres en las vidas de los demás.
5.- Acepta las consecuencias de tus actos, como una persona madura y responsable.
6.- Da siempre por terminado todos los proyectos en los que te embarques. No dejes nada a medias.
7.- No intentes estar en todos lados ni hacer varias cosas al mismo tiempo. Concéntrate en un solo objetivo, y no empieces otro hasta que no hayas culminado con el anterior.
8.- Ten fe en tus creencias, pero por sobre todo, cree en ti mismo.
9.- Olvidate del pasado; ya pasó y no puedes hacer nada con lo que ya se hizo. Aprende de tus errores, y enfócate en tu presente y tu futuro.
10.- No seas monótono. Intenta implementar siempre hábitos nuevos a tu vida.
11.- Si estás en una racha negativa, o algo no se te da, simplemente mantén la calma y sé paciente. Recuerda que todo llega a su debido momento.
12.- Dale importancia a las personas y cosas que realmente lo merecen.





Como habrás podido notar, las leyes del karma pueden contribuir en mucho al momento de aumentar nuestra prosperidad y abundancia. Se trata tan solo de seguir el buen camino, sin desesperarse ni perjudicar a otros.
fuente: http://medicinanatural.com

COMPARTÍ ESTE ARTICULO EN LAS REDES